Profiles in Catholicism
 
An Interview with Don Jesús Rodríguez Roldán
by Carmen Julia Rodriguez


 



Return to Main Page

Don Jesús Rodríguez Roldán, nacido el 31 de enero de 1931, es un profesional Puertorriqueño oriundo del pueblo de Caguas Estado Libre Asociado de Puerto Rico En la década del treinta, la Familia Rodríguez Roldán vivía en Morena, situada al norte del Federal Forest Reserve y el Cerro La Santa, un área de la Isla que era mayormente rural.  Sin carreteras, ni servicios comunitarios, las escuelas e iglesias quedaban muy distantes del hogar por caminos difíciles con pasos de quebradas y ríos.  Por estas razones, Doña Atanasia Roldán de Rodríguez, su mamá, tuvo la visión de mudarse a la ciudad de Caguas en 1940 para ofrecer a sus hijos mejores oportunidades educativas. Es ahí donde el joven Don Jesús conoce a su futura esposa, Esperanza Torres Torres, oriunda de Yabucoa.  Al momento, Don Jesús - además de ser el orgulloso padre de 5, el abuelo de 8, y el bisabuelo de 5 - es también Ministro Extraordinario de la Eucaristía responsable de llevar la comunión al hogar de los enfermos y envejecientes de su parroquia.
 

Carmen Julia RodriguezTorres  and Don Jesús Rodriguez Roldan at St Theresa  of Jesus Catholic School School in Aurora, Il
 

 
Carmen Julia:   Don Jesús, muchas gracias por aceptar ser entrevistado para Perfiles en Catolicismo.  Debemos informar a los lectores, antes de continuar, que soy una de los 5 que le llaman Papi Chu.
     
Don Jesús;
 
  Cierto es.  Carmen Julia es mi primogénita nacida el 14 de agosto del 1954.  Gracias a Dios fue la primera de la familia Rodríguez Torres en beneficiarse de la visión de mamá y se graduó Magna Cum Laude de la Universidad de Puerto Rico (BA en Humanidades) en 1977, y de Aurora University, Illinois, (MA en Educación) en el 2015
     
Carmen Julia:   Son varias las parroquias que influyeron en su desarrollo espiritual; por favor comparta con nosotros los nombres y las fechas en las que fue miembro de las mismas.
     
Don Jesús;



 

 

 

Fui bautizado, confirmado, y recibí la primera comunión – consciente de que  Dios está en el cielo, en la tierra, y en todas partes - allá en Morena, Caguas.  Soy el fruto de la misión de evangelización de Elenita de Jesús, La Santa del Pueblo; el Cerro La Santa honra su nombre. Del 1940 al 1958, fui miembro activo de la Capilla a la Virgen del Perpetuo Socorro  en Savarona, Caguas, atendida por los Padres y Las Hermanitas Redentoristas.  Ahí fui monaguillo por 5 años; participé en las misas dominicales y en las devociones a la Virgen del  Perpetuo Socorro con exposición del Santísimo Sacramento todos los miércoles. Participé en muchas actividades de evangelización y rosarios por las calle de Savarona. Del 1963 al presente he sido miembro activo de la Parroquia Sagrados Corazones de Jesús y María en Guaynabo. Una participación productiva y apreciada como Caballero de Colón, Cursillista, Coordinador de Grupos Comunitarios y Ministro Extraordinario de la Eucaristía. 

     
Carmen Julia:   Muchos de nuestros lectores quizás no sepan que la Isla es parte de los Estados Unidos. Usted era un jovencito cuando Puerto Rico se convierte en un Estado Libre Asociado. Por favor, comparta con nosotros su reflexión de este periodo histórico de la Isla.
     
Don Jesús;













 

 

 

 

El Estado Libre Asociado es eso: una asociación. Como toda asociación es la respuesta a necesidades compartidas que se busca remediar mediante acuerdos que culminan en un contrato.  En la nuestra con los Estados Unidos, se comparte la moneda, la ciudadanía, y la defensa con el compromiso de un gobierno propio para la Isla.  Los acuerdos entre Puerto Rico y los Estados Unidos son amparados en ambas constituciones, con la promesa de ambas partes de no tomar decisiones unilaterales  

Al completarse el acuerdo y ratificarse la Constitución de Puerto Rico,   Estados Unidos de América envió a su representante a las Naciones Unidas con el siguiente mensaje:

                             “Puerto Rico ya puede ser eliminado de la condición colonial porque Puerto Rico ya tiene gobierno propio, autónomo. 

El gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico es electo en la Isla mediante sufragio general amparado en su constitución y sin intervención alguna del gobierno federal de los Estados Unidos.  Puerto Rico tiene autonomía contributiva: los ciudadanos americanos que residen en la Isla no pagan contribuciones federales (a menos que generen ingresos sujetos a contribuciones federales) ni votan en las elecciones federales.  Los puertorriqueños que residen en los Estados Unidos continentales pagan contribuciones allá y participan en las elecciones del estado donde residen.  Este contrato social fue respetado al pie de la letra por los Presidentes Eisenhower y John F. Kennedy.  Pero el Congreso de los Estados Unidos, especialmente en los últimos años, ha violado este contrato constantemente al tomar decisiones unilaterales que han afectado el bienestar de la comunidad puertorriqueña.  Con la situación actual han sido unilaterales totalmente.  Como se comparte la moneda, aquí siempre se ha usado la ley de quiebra para los individuos y las corporaciones, pero ahora la han venido a cambiar sin consultar al pueblo. congress-goof)  La aplicación de las reglas, así como los cambios, debe ser en asociación y consulta mutua. Si una de las partes viola las reglas y la otra no protesta, son culpables los dos por igual de las consecuencias.       

     
Carmen Julia:
 
 

Rafael Cordero ), un Puertorriqueño del siglo XVIII, contemplaba una pintura de San Antonio de Padua  cuando recibe la inspiración que regirá la misión de su vida: educar a los niños sin esperar recompensa.  ¿Hubo en su vida un momento similar?

     
Don Jesús;



 
 

Sí, porque en la visión de mi mamá fui participante y colaborador, así como fui beneficiado por y participante en la evangelización de La Santa. Siguiendo el ejemplo del Maestro Cordero, traté siempre de ayudar a mi familia y vecinos con lo poco que tenía. Cuando mi hermana mayor y yo completamos el cuarto año de escuela secundaria, no pudimos ir a la universidad.  Luego, yo conseguí un trabajo bueno en la cuidad y comencé a ayudar a mis hermanos a completar estudios universitarios. Pero nunca dejé de soñar que en un futuro mi Padre Celestial me permitiría cursar estudios universitarios.

     
Carmen Julia:  

¿Cómo procedió a realizar esas aspiraciones?  ¿Cuáles fueron los obstáculos más difíciles de conquistar?

     
Don Jesús;


 
 

Empecé ayudando a mis hermanos, dándoles unos dólares y transportación con un carrito que me compré, porque yo trabajaba en Santurce (área metropolitana de San Juan).  Un hermano fue a Mayagüez al otro lado de la Isla   y semanalmente le ayudaba.  Era trabajo arduo pero de corazón. Dios escuchó mis oraciones y en 1962, comencé a estudiar de noche en la Universidad de Puerto Rico. Completé el Bachillerato en 1972, el año  en que mi primogénita empezó sus estudios universitarios allí.     

     
Carmen Julia:  

De tener la oportunidad de compartir un consejo con nuestros lectores, ¿cuál sería?

     
Don Jesús;

 
 

Nunca rendirnos ante las dificultades, ése fue el ejemplo de mi madre.  Nosotros fuimos 13 hijos, de los cuales quedamos 9,  buenos ciudadanos y casi todos profesionales.  Fue una lucha dura en una época de muchas limitaciones, pero con determinación y esfuerzo – y la ayuda de Dios - logramos cosechar triunfos académicos y profesionales.   

     
Carmen Julia:

 
 

Carlos Manuel (Charlie) Rodríguez, también oriundo de la ciudad de Caguas, es un beato en camino  (de convertirse en el primer santo puertorriqueño de la Iglesia Católica. ¿Encuentra usted paralelos entre su vida y la vida de Charlie?

     
Don Jesús;
 


 

 

Compartimos rasgos parecidos en nuestra vida y en nuestro servicio a Cristo Jesús, Nuestro Señor.  Su jornada ha sido constantemente fuente de inspiración y guía.  Ambos buscábamos hacer el bien con pocos recursos, pero con mucha fe.  Ambos centramos nuestra fe en el Cristo Resucitado, el Cristo Vivo en la Eucaristía y en el Sagrario. Ambos nos esforzamos por hacer de este mundo un mejor lugar para nuestra comunidad.

     
Carmen Julia:
 
 

Estos son momentos difíciles para la Isla debido a los retos de la Gran Depresión Económica de Puerto Rico, el Virus del Zika, la adicción a la droga. ¿Qué pueden hacer las parroquias para ayudar a la comunidad a manejar estos retos?

     
Don Jesús;



 
 

En todos estos problemas y en toda empresa terrenal, tenemos que reconocer nuestra misión pastoral y comunitaria; nuestro compromiso de hacer presente a Jesús en la tierra y de comunicar su “Buena Nueva” en todas las circunstancias temporales que nos toque compartir con nuestros vecinos.  Debemos siempre practicar y fomentar la prevención – más vale precaver que tener que remediar.  Nunca marginar a ninguna persona, más bien buscar la forma de ayudar y levantar al que está caído.  Debemos orientarlos y llevar la fuerza de la fe y la oración a sus vidas.

     
Carmen Julia:
 
 

Si al decir del poeta , nuestra vida es tan sólo “humo esfumándose en el cielo…”  Por qué es importante que nos afanemos en vivirla bien?

     
Don Jesús;

 
 

Debemos ser flama viva… porque la vida no se esfuma si la vives bien y haciendo el bien.  Búscale sentido a tu vida haciendo con sentido las cosas que te lleven a desarrollar tu ser, tu alma, y tu espiritualidad.  De esta forma, cuando llegue tu hora, tu cuerpo material volverá a la materia, pero tu alma, tu espíritu pasarán a la dimensión Divina de la Vida Eterna con el Padre Celestial.

     
Carmen Julia:  

Una vez más, muchas gracias por la entrevista, y – con el permiso de nuestros lectores – bendición, Papi Chu.

     
Don Jesús;


 
 

Dios te bendiga, hoy, mañana, y siempre.  Muchas gracias porque de esta manera contribuyes a la misión de ser de la Iglesia: evangelizar al ser humano para que se convierta, para que crea en la Palabra de Dios, y se salve.  De esta forma anunciamos la “Buena Nueva” convencidos de que Cristo Jesús es el verdadero “Camino, la Verdad y la Vida” y que Su “Pascua de Resurrección” es nuestro destino.