Profiles in Catholicism
 
Entrevista a María Mercedes Torres Torres,
Perfiles en Catolicismo

 

by Carmen Julia Rodriguez

 

Versión en Español de la Entrevista a María Mercedes Torres Torreset
Return to Main Page

María Mercedes Torres Torrres es una maestra Puertorriqueña del pueblo de Caguas, Estado Libre Asociado de Puerto Rico.  Aunque ha viajado a España, los Estados Unidos, y Latinoamérica, se desempeña mayormente como maestra de matemáticas y activista social en la Isla.
 

Carmen Julia:   María Mercedes, muchas gracias por conceder esta entrevista a Pérfiles en Catolicismo.
     
María:   Gracias a tí.
     
Carmen Julia:   ¿A cuál parroquia perteneces? ¿Hace cuántos años? ¿Cuál es tu participación en la vida parroquial?
     
María:
 
 

Por 20 años, mi parroquia ha sido Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la Diocesis de Caguas. Además de trabajar un sábado al mes como la secretaria, también soy una de las lectoras para la misa del domingo.

     
Carmen Julia:   ¿En cuál manera tu fe religiosa influye tu trabajo como maestra, como activista social?
     
María:

 
 

Mi fe religiosa influye mi trabajo de maestra cuando trato de guiar a los jóvenes a seguir los valores   cristianos tales como respetar a nuestros semejantes, ser misericordiosos, ayudar al otro. En mi trabajo de activista social, mi fe se convierte en acción cuando visitamos a los enfermos y les ayudamos con sus compras o citas médicas.

 
     
Carmen Julia:  

¿Puedes compartir con nuestros lectores tu impresión de los retos que los estudiantes puertorriqueños  confrontan en el salón de clases y la comunidad, tanto en el pásado como en el presente?

 
     
María:





 
 

Todo tiempo pasado nos parece simple. Pero nuestros jóvenes en esta época confrontan retos únicos y bien difíciles. La escasez de oportunidades de trabajo en la Isla, así como el deterioro de los servicios comunitarios, les deja mucho tiempo libre en sus manos. Muchos se convierten en esclavos de la tecnología y resiten pensar por sí mismos. La presión de sus panas (pares) es intensa y en la mayor parte de  los casos sus padres no están preparados para ayudarlos a manejar éstos y otros retos. Los padres sin embargo tienen un poder especial: el poder del ejemplo constructivo. El ejemplo – lo que hacemos – es a menudo más efectivo que los consejos – lo que decimos.

 
     
Carmen Julia:   ¿En qué manera tu trabajo en la parroquia apoya el bienestar de tus estudiantes y tu comunidad?
     
María:

 
 

Los jóvenes que participan en las actividades de la parroquia, en nuestros retiros espirituales y talleres, muchas veces se acercan a nosotros en busca de información y orientación sobre los temas que les preocupan como su trabajo escolar o sus relaciones famliares. Mi trabajo en la parroquia facilita el que pueda guiarlos y aconsejarlos sobre la mejor manera de manejar sus preocupaciones.

     
Carmen Julia:   ¿En qué manera tu trabajo como activista social apoya el bienestar de tu comunidad y tu parroquia?
     
María:
 
 

Al seguir el ejemplo de Jesucristo y ayudamos a los otros – especialmente a las personas de la tercera edad, la edad dorada, los envejecientes - a obtener acceso a servicios de salud, a mejorar su bienestar individual, a participar activamente en las actividades de la parroquia, estamos reforzando su valor como persona, como hijos amados del Padre Celestial y minimizamos el mensaje que a diario perciben de la sociedad de que son una molestia.

     
Carmen Julia:   Muchos han denominado este momento en la historia de la Isla la Gran Depresión Económica de Puerto Rico. Si nuestro Señor Jesucristo viniera a la Isla en este momento, ¿qué sería lo primero que haría, en tu opinión, para aliviar el sufrimiento del pueblo?
     
María;   Lo primero que haría sería darnos la sabiduría y la misericordia para usar lo poco que tenemos para mejorar nuestro entorno, nuestra comunidad. Nos enseñaría como hizo con sus discipulos hace 2,000 años que debemos valorar y usar bien lo que tenemos en vez de malgastar nuestro tiempo soñando con lo que no tenemos. Ese es el ejemplo de la Virgen del Perpetuo Socorro: convertirnos en la ayuda que los otros necesitan.
     
Carmen Julia:
 
 

Fuiste maestra de matemáticas en la Escuela Secundaria Gautier Benítez, un poeta y activista puertorriqueño, que dijo, Puerto Rico, “nombre al pensamiento grato como el recuerdo de un amor profundo…”  ¿Es Puerto Rico un nombre grato para los que se ven forzados a abandonar la Isla en busca de mejores oportunidades económicas?

     
María:












 
  Somos fruto de esta Isla: trabajadores y soñadores; siempre llevaremos a Puerto Rico en nuestro corazón. Soy Boricua. El nombre siempre será grato aunque el infortunio nos obligue a buscar mejores oportunidades económicas fuera de la Isla.
     
Carmen Julia:   María Mercedes, ¿tienes un comentario final que quisieras compartir con nuestros lectores?
     
María:




















 
 

Señor,
hazme un instrumento de Tu Paz.  

Donde haya odio, que siembre yo amor;
donde haya ofensa, perdón;
donde haya duda, fe;
donde haya desesperación, esperanza;
donde haya oscuridad, luz;
y donde haya tristeza, gozo. 

Oh Divino Maestro,
concede que yo no busque tanto el ser
consolado, sino consolar;
comprendido, sino comprender;
amado, sino amar.

Porque es en el dar que recibimos;
es al perdonar que somos perdonados;
y es al morir que renacemos a la vida eterna.

Amen.

Hoy que disfrutamos la buena fortuna de tener un Papa latinoamericano, el Papa Francisco, repito las palabras del santo cuyo nombre honra, San Francisco de Asisi:

     
Carmen Julia:  

Una vez más, muchas gracias por concedernos esta entevista.

     
María:  

 Que la Virgen del Perpetuo Socorro siempre te proteja.