Una Entrevista con Anna Mayer

por Gordon Nary



Gordon: ¿Cómo ha sido su experiencia en la vida parroquial contribuido a su espiritualidad?


Anna: Creciendo, mis papas estaban muy involucrados en los ministerios de nuestra parroquia en Urbana, Illinois (San Patricio), y desde mi niñez, he tenido la oportunidad de experimentar un sentido verdadero de comunidad en nuestra parroquia. Fue una bendición que la comunidad no tan solo proporcionaba formación de la fe y los sacramentos, pero también proporcionaba animó y apoyó a la gente viviendo nuestros vocaciones al servicio y la justicia. Considero mis experiencias cocinando en la casa del trabajador católico local junto a mis padres y atendiendo viajes misiones con mi grupo de jóvenes de secundaria como algunos de las experiencias más transformativas y reveladoras de mí vida. Para mí, comunidad y servicio siempre han sido partes integrales de mi espiritualidad. Después, durante mi tiempo estudiando en Norte Dame, he tenido oportunidades para desarrollar aspectos de mi espiritualidad mediante un cantidad de cursos y oportunidades de servicio; la gente que he encontrado me invitaron a reflejar en como estés experiencias han informado e influido mi espiritualidad y vocación futura. Fundamentalmente, esto me inspiro a participar en un año de servicio postgrado en Chicago mientras viviendo en comunidad intencional con otros voluntarios. Desde que me mude a Chicago, esa comunidad intencional y unas cuantas parroquias me han apoyado y enriquecido mi comprensión de la importancia de comunidad y relaciones en el proceso de realizar nuestra llamada Evangélica al servicio y solidaridad con los marginados y los necesitados.


Gordon: ¿Cuándo te hiciste parte de Taller de José y cuáles fueron tus responsabilidades principales?

Anna: me uní a Taller de José como Compañera (o "acompañante") en 2011 mientras prestaba mi servicio como voluntaria a través del programa Amate House (el programa de voluntarios para adultos jóvenes de la Arquidiócesis de Chicago). Mi responsabilidad principal como Compañera era acompañar a los clientes, que puede tomar muchas formas diferentes. Me reuní con clientes para escuchar sus historias y evaluar cómo Taller de José podría ayudarlos a lograr sus metas. De ahí, dependiendo del cliente, proporcionaría referencias, le ayudaría con llamadas telefónicas o llenaría documentos y, en muchos casos, proporcionaría acompañamiento fuera de la oficina en toda la ciudad de Chicago. Mi rol en acompañar a los clientes fue apoyarlos de varias maneras; a veces proporcioné traducción o interpretación, otras veces proporcioné conocimiento y educación, y en algunos casos mi función principal fue servir como presencia de apoyo.


Gordon: ¿Que parte del trabajo del Taller de José y la comunidad inmigrante le interesó?


Anna: Taller de José me atrajo porque me conecté con la misión y la manera en que el personal habló sobre el trabajo. Resoné con la idea de acompañamiento como una manera diferente de ofrecer servicios en comparación a otras agencias de servicio social que había encontrado y me emociono la idea de trabajar en una organización con una identidad católica. Podría decir por la manera en que el personal hablo que su trabajo estaba muy informada en su fe. Anteriormente también tuve la experiencia de vivir fuera de los Estados Unidos, lo que me ayudó a abrir los ojos a muchos de los desafíos que enfrentan los inmigrantes para adaptarse a un nuevo país. Pude identificarme con algunas de esas dificultades y barreras a las que se enfrentaron, pero también sabía que trajeron con ellos tantas fortalezas y dones. Vi a Taller de José como una oportunidad para honrar esas fortalezas y caminar con los miembros de la comunidad, ya que utilizaron esas fortalezas para superar los desafíos que enfrentan.


Gordon: ¿Cuáles son sus responsabilidades principales como directora ejecutiva?


Anna: Como Directora Ejecutiva mi rol es trabajar con nuestro junta directiva para asegurar que Taller de José puede cumplir en nuestro misión de conectar la gente con los servicios y los servicios con la gente en el espíritu de la carisma de San José. Para hacer eso, mi tiempo está dividido entre trabajar con nuestro director de avance de la misión y junta directiva para ganar fondos para el ministerio, trabajando con nuestro personal programática para supervisar nuestro programa y apoyarles en sus papeles, y trabajando con nuestros socios de la comunidad para fortalecer asociaciones que apoya la capacidad de nuestro organización y los servicios que proveemos a los miembros de la comunidad. Pero, ultimadamente, veo mi trabajo como sirviendo como “compañera” también, mi llamada a acompañamiento es acompañar nuestro personal, socios de la comunidad, miembros de nuestra junta directiva, apoyantes, y miembros de la comunidad. Y me había estado reflejando en ese mucho recientemente mientras prepáranos a celebrar nuestro décimo aniversario como organización. En nuestros celebraciones, esperamos expresar nuestra gratitud para todos quien habían sido compañeros a Taller de José, ya sea que eso significar servir directamente como compañero o caminando con nosotros en otras maneras.


Gordon: ¿Cuáles son los cuatro aspectos del acompañamiento que compartiste en tu presentación reciente sobre tu ministerio?


Anna: Acompañamiento como respuesta al escuchar profundamente — Taller de José originalmente comenzó como una respuesta a escuchar a los miembros de la comunidad y responder a las preocupaciones que expresaron. De la misma manera, cada encuentro de acompañamiento en Taller de José requiere que escuchemos con el corazón a la historia de cada cliente, y luego respondamos de una manera que refleje la singularidad de su situación e historia.


Acompañamiento mutuo – creemos que el acompañamiento, cuando se realiza bien, debe ser una experiencia mutua. Nuestro objetivo es reconocer que ambas partes aportan talentos y fortalezas únicos al encuentro, y que al caminar juntos, podemos aprovechar esas fortalezas para lograr más juntos de lo que cada persona podría lograr por sí sola. El acompañamiento no se trata de que nuestro personal tenga todas las respuestas, sino que se comprometa a caminar con individuos.


El acompañamiento es efectivo pero poco práctico –a lo largo de los años, hemos visto que el acompañamiento ayuda a nuestros clientes y socios de la comunidad a lograr resultados significativos. Nuestros clientes han compartido que la clase única del acompañamiento les proporciona el apoyo que buscan para superar obstáculos y alcanzar sus metas. Sin embargo, el acompañamiento también puede ser un proceso que necesita mucho tiempo y, en algunos casos, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, seguimos encontrando sistemas y políticas que impiden que nuestros clientes alcancen sus metas. Pero incluso frente a algunas de estas "impracticabilidades", nuestra fe nos llama a continuar brindando acompañamiento.


Acompañamiento como ministerio — como ministerio patrocinado por la Congregación de San José, vemos nuestros servicios de acompañamiento como un ministerio, no solo como un programa de servicios sociales. Para nosotros, esto significa que trabajamos para asegurar que nuestros servicios estén enraizados y reflejen tanto el Carisma de las hermanas de amor unificador como los principios de la Doctrina Social Católica. También significa que creemos que es importante para nosotros acompañarnos unos a otros como personal y voluntarios porque nuestras experiencias de acompañamiento y comunidad informan la forma en que luego acompañamos a nuestros clientes.


Gordon: ¿Cuál es uno de los mayores malentendidos que la gente tiene sobre los inmigrantes recientes?


Anna: Creo que uno de los malentendidos sobre los inmigrantes es que las personas tienden a hacer grandes generalizaciones que agrupan a todos los inmigrantes. De la misma manera que los ciudadanos nativos de los EE. UU. Son increíblemente diversos, también lo es la población inmigrante. Cada inmigrante tiene su propio conjunto de circunstancias únicas, que incluyen el país de origen, el idioma, el motivo de la inmigración, la educación, las dificultades, la fe y las habilidades. Cuando simplificamos en exceso estos aspectos de la experiencia de los inmigrantes, esto nos impide tener una respuesta compasiva e integral sobre cómo podemos recibir inmigrantes en nuestras comunidades. Nuestro objetivo en Taller de José es responder siguiendo el ejemplo de nuestros clientes; sabemos que son los expertos de sus propias vidas, por lo que nuestro objetivo es apoyar sus objetivos en lugar de imponer los nuestros.


Gordon: ¿Cuál fue la experiencia más emocional que tuviste al acompañar a alguien?


Anna: Una de las experiencias de acompañamiento más poderosas que tuve fue cuando tuve la oportunidad de acompañar a un cliente y a su esposo a una cita de neurología en el Hospital del Condado de Cook. Terminamos teniendo que esperar varias horas para ser atendidos por el médico, de modo que mientras esperábamos, tuvimos la oportunidad de aprender mucho el uno del otro. Me enteré de que mi cliente había experimentado fatiga severa y otros síntomas durante varios años, pero que numerosos médicos no habían podido diagnosticarla. A lo largo de nuestra conversación, pude ver cuán atento estaba su esposo y cuánto le dolía ver a su esposa pasando por esto. Pero además de hablar sobre su condición médica, aprendí sobre sus hijos y sus estudios en la escuela, y lo orgullosos que estaban de que sus hijos crecieran siendo bilingües. Varias horas después de nuestra espera, me conmovieron cuando sacaron unos sándwiches que habían traído (sabiendo que podría ser una gran espera) y me mostraron que también me habían traído uno. Durante la primera visita con el neurólogo, pudo proporcionar un diagnóstico inicial y programar una visita de seguimiento. En esa segunda visita, estaba claro que el tratamiento recomendado por el médico había hecho una gran diferencia, y pude ver el alivio en las caras de mi cliente y su esposo. Después de esa cita, expresaron su gratitud y compartieron cuánto significó tener a alguien caminando con ellos durante un tiempo aterrador y abrumador. Fue humillante para mí escuchar cuánto había significado mi presencia, especialmente porque me habían abierto sus vidas y me habían enseñado mucho durante el proceso.


Gordon: ¿Por qué los servicios que ofrece Taller de José son únicos entre otras organizaciones?


Anna: Los servicios de Taller de José son únicos porque podemos acompañar físicamente a las personas fuera del sitio, brindando apoyo adicional que muchas otras organizaciones no tienen la capacidad de hacer. Creemos que al especializarse en esta forma de acompañamiento, esto ayuda a apoyar a nuestros clientes mientras buscan servicios en otros lugares. Y ayuda a otras organizaciones porque pueden centrarse en sus propias misiones y en lo que hacen mejor sus organizaciones. En nuestros 10 años de ministerio, no hemos encontrado otra organización que utilice este mismo modelo de acompañamiento.


Gordon: Por favor explica por qué Taller de José es un ministerio de presencia.


Anna: Ser un "ministerio de presencia" significa que nos esforzamos por brindar servicios de una manera que ante todo reconozca la dignidad de cada individuo con el que nos encontramos, y eso significa que lo más importante que podemos hacer es estar presentes ante esas personas. Independientemente del resultado de nuestros servicios, creemos que es valioso que las personas sepan que se les escucha y se les ve, y luego trabajamos para ayudarlos a hacer oír su voz en los sistemas a los que intentan acceder.


Gordon: ¿Cuáles son las tres lecciones más importantes que aprendiste en Taller de José?


Anna: Paciencia: un ministerio de presencia puede requerir mucha paciencia porque a menudo significa simplemente estar con personas, incluso cuando no parece que estamos "logrando" nada. Me encanta esta cita que creo que expresa muy bien: "Teilhard de Chardin escribió que debemos" confiar en la lenta labor de Dios ". El nuestro es un Dios que espera. ¿A quién no debemos? Toma lo que se necesita para el gran cambio. Espéralo. "― Padre Greg Boyle, Tattoos on the Heart


Escuchar y hacer buenas preguntas: al servir como compañera, aprendí rápidamente que no tenía todas las respuestas y que podía acompañar mejor a mis clientes cuando escuchaba bien primero. Y esa lección me ha quedado grabada en mis diversos roles, ya que aprendí a escuchar a nuestros socios comunitarios, personal y otros partidarios.

Humildad: cuando encuentro que este trabajo es más desafiante, a menudo me dirijo al reflejo escrito por el obispo Ken Untener llamado "Profetas de un futuro que no es nuestro". En él, le recuerda al lector: "Somos trabajadores, no maestros constructores. ; ministros, no mesías. "Esto me ayuda a recordar que este trabajo es mucho más grande que yo y me alienta a continuar haciendo mi pequeña parte del trabajo lo mejor que pueda.


Gordon: Por favor, explica qué significa tener un enfoque "María" hacia una cultura "Martha"?


Anna: En Taller de José, siempre nos esforzamos por apoyar a nuestros clientes para lograr los resultados tangibles que están buscando. Ciertamente, este tipo de resultados no solo beneficia a nuestros clientes, sino que también son los resultados más reconocidos y respetados por la sociedad. Pero realmente creemos que el corazón del acompañamiento es estar presente con los individuos, acompañándolos sin importar cuáles sean los resultados. Lamentablemente, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, es posible que los clientes no reciban los resultados que esperan, pero nuestro objetivo es garantizar que durante todo el proceso sepan que no están solos. Para nosotros, tener un enfoque "María" significa que priorizamos la escucha y la presencia como los aspectos más importantes de nuestro trabajo; el acompañamiento es más que solo los servicios tangibles que ofrecemos; es una forma de acercarnos a cada encuentro como una oportunidad sagrada de estar presentes con Cristo.


Gordon: Cuando Cristo nos dice que amemos al prójimo, muchos de nosotros no comprendemos lo que esto significa. Tú y tus colegas en Taller de José lo demuestran diariamente.


Traducido por Leslie Carranza y Brenda Rodriguez

Profiles in Catholicism relies on its readers for financial support. Please help us with

a $10.00 donation

© 2020 Profiles in Catholicism

site  design/development petitetaway